Ma che freddo fa!

Eh sì, aquí en la Toscana el otoño es sin duda otoño y como dice Nada “ma che freddo fa!”

Las clases continúan y a pesar de que no siempre son del todo fructíferas (almenos para mi) las dosis de cultura italiana resultan interesantes; los jueves en “I segreti di Firenze” la Professoressa Maria nos lleva de paseo por la ciudad contándonos historias populares y rumores de las gentes fiorentinas sobre extrañeces arquitectónicas, troballes insòlites, puertecillas misteriosas, ventanas tapiadas y gente petrificada en los muros; los lunes y miércoles el Professore Marco nos acuna con la historia de la literatura italiana, que si no fuera por sus inflexiones de tono serían pasto de nuestros sueños (que ahora están plagados de Boccaccio… mmm); en actualidad italiana, el Professore Franco (no el difunto dictador, sino un carismático toscano-etrusco de Fiesole) nos cuenta los intríngulis de la política berlusconiana (porque italiana sería decir mucho), sucesos toscanos en los alrededores, sin que falten referencias de “qué hacer esta semana en la ciudad” y sobre todo “antros de menú donde comer”, de los cuales ya he podido comprobar que han sido justamente recomendados.

A propósito de ésto, hoy he comido en la trattoria “Zio Gigi”, un local regentado por un calabrese, todo un personaje, que sin parar quieto, sirve los platos, canta, está atento, y te encuentra sitio, aunque se lo invente como en mi caso, sentándote con otro tipo con el que irremediablemente en una mesita de 50×50 cm, acabas hablando. Ha resultado ser un hombre simpático de unos 50 que dirije un ente público para la región Toscana que me ha dado su tarjeta por si necesito algo si voy a Roma… qué cosas más extrañas, pero nunca se sabe para qué se puede necesitar un contacto así hahahaha

El jueves pasado fuimos a la expo por la noche en la Strozzina, galería de arte contemporáneo del Palazzo Strozzi, que cada jueves abre la sera, con música en el patio interior y expos bastante interesantes.

Hace dos días, en cambio, me llevé un bonito recuerdo de la fortezza de Firenze… me caí en un agujero en el asfalto y me torcí el tobillo. Claro que no se acaba ahí, porque al momento vino un chavalín que me recogió del suelo (hablándome de usted, cómo duele!) me llevó a un banco del parque y se ofreció a llamar a una ambulancia -lo cuál era totalmente innecesario-; de ahí el vendedor de bocadillos de al lado salió a traerme hielo para ponerme en el pié. Finalmente decidí hacer el esfuerzo de ir hasta casa lo antes posible antes de que tuviera un salchichón por pié derecho. Después de las curas y la ayuda recibida en casa, progreso adecuadamente 🙂

Y nada, el fin de semana viendo a amigos por la ciudad, tomando chocolate caliente para templarnos, paranoiando con los poderes del viajero Thierry (nueva versión de Chuck Norris), ayer cena de alta cocina en Prato en buena compañía y mañana tren a Roma después de clase para un WE barcelonés 🙂

Hasta pronto!

This slideshow requires JavaScript.

Advertisements
This entry was posted in ITA and tagged , , . Bookmark the permalink.

One Response to Ma che freddo fa!

  1. PILAR says:

    Totalmente de acuerdo que el “daño moral” de la caida tobillera ( Señora ) es peor que el daño físico … si te sirve de consuelo, a mi me trataron de Ud. con 19 años, el susodicho que me lo dijo aún tiene astillas de mi guitarra en su boca ….

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s