The belfastians & the Margarita

Supongo que lo de que cuando uno se lo pasa bien el tiempo vuela es aplicable a los posts del blog… pero el material se acumula, así que vamos a aligerar la maleta de historias y compartir algunas aventuras, details & thoughts.

Como prometido, esta vez escribo from downtown, porque más en el centro no podemos estar: el alcalde prácticamente nos saluda cada mañana. Así que tenemos el honor de ser belfastianos de pura cepa, del centro, del meollo, y de un edificio con nombre propio: Margarita Plaza. Algunos ya lo habréis visto, pero ésta es la pinta de nuestro nuevo hogar aquí (almenos al principio, últimamente hemos incorporado más toques personales y algún que otro accesorio para hacerla más homy, si cabe); turn the sound on, la musica merita 😀

Justo antes de mudarnos hicimos una excursión por la costa norte de Irlanda, pasando por los consabidos Carrick-a-rede (rope bridge: el que doy fe atravesé la última vez, no sin sentir el vértigo despertarse en mi estómago; aviso que es una proeza para corazones fuertes), Giant’s Causeway (una de las maravillas de la naturaleza, con una miríada de piedras vulcánicas hexagonales que nadie sabe explicar cómo se formaron y acompañadas de una leyenda de un Gigante llamado Finn McCool), Bushmills Distillery (para los amantes del whiskey irlandés), pero también las locations donde rodaron ‘Game of Thrones’ … es lo que tiene vivir en Winterfell! Y todo viaje sentada al frente del autobús, cual guía de excepción y dándole palique al conductor con su cerrado acento irish 😀

This slideshow requires JavaScript.

Y a partir de ahí se acabó la bucólica vida de Jordanstown y empezó la acción:

– Amistades con expatriados varios
– Reuniones en la Uni con profes muy interesantes que acaban ofreciéndote participar en una clase de máster de 8 horas avisándote con 3 días de antelación
– Firma del contrato del piso
– Mudanza al city centre
– Reunión en un centro de innovación prometedora
– Finde en London visitando amigos

(aquí hago una pausa in-depth)

Hacía más de 10 años que no iba a Londres: y aun cambiada, debo admitir que el flair londinense y la ciudad full of sourprises que recordaba sigue siendo la que era. Discursos arquitectónicos y atracciones turísticas a parte, puedes encontrar fiestas por casualidad en los maravillosos parques, un paseo en un canal inesperado, ir a tomar un zumo de naranja por la mañana en una granja con cabras y gallinas con el fondo del centro financiero de “la city”, mercadillos especializados en cualquier cosa, un establo del Regent’s park horse club en medio de un courtyard, o una ardilla que te saluda sin vergüenza alguna. Y por supuesto, enterarnos a la vuelta que al cabo de 1 mes harán un concierto de nuestro cantautor griego preferido. Así que hubo que reservar un vuelo para volver 🙂

This slideshow requires JavaScript.

Y hablando de vuelos, como pasamos también un finde largo en Italia, 4 vuelos incluidos, recupero un vídeo algo antiguo pero de procedencia irlandesa sobre las aventuras y vicisitudes de los vuelos baratos en concreto “Cheap flights!”:

Continuando el discurso, en cuanto nos acomodamos finalmente inició nuestra vida en el centro de Belfast: vida social (yey!), volvernos habitués del mercado (sin tener que coger un tren para hacerlo… y así de paso mejorar nuestra dieta), encontrar nuestro cine independiente preferido asombrosamente parecido al Verdi (incluyendo una experiencia de 6 horas de cine mudo), ir a conciertos a menudo y de manera improvisada, y claro está workshops y contactos para dar un aire nuevo a la vida profesional.

Y con todos estoy cambios cambiaron también los colores de la ciudad: primero los colores del otoño en los parques, seguido de la alfombra con la caída de las hojas, un viento algo frío que te despierta por la mañana, el montaje de las casetas para el mercadillo navideño y luego un elemento algo inquietante: empiezan a echar sal por las calles, las temperaturas bajan sustancialmente (-1 / 8ºC) y llegan voces de que se espera un invierno especialmente crudo, y con nevadas sustanciosas O_O
So, empieza la búsqueda de unas botas de nieve que no parezcan para ir a la montaña, vestirse como una cebolla, y hablar por la calle como un tren a vapor: pero vaya, que sobreviviremos y nos servirá de entrenamiento para nuestro febrero sueco en el círculo polar ártico!

Dejo algunas fotos testimonio de los últimos días y me despido avanzando que nos veremos pronto, que como el turrón volveré por Navidad ^^

This slideshow requires JavaScript.

Advertisements
This entry was posted in IRL. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s